martes, 11 de junio de 2013

La menstruación, un asunto de varones

A las mujeres nos han acostumbrado a todo tipo de publicidades idiotizantes sobre las toallitas íntimas y los tampones.

La menstruación, que nunca se nombra (se habla de "esos días"), nunca se muestra (alguien tendrá que contarme algún día quién tuvo la genial idea de transformar la sangre roja en líquido azul), siempre se insinuó como algo molesto, discapacitante, pero que tenía solución gracias a las toallitas X/ los tampones Z/ los antidolores Y.

Antes, el mensaje era que la regla no te impidiera hacer absolutamente nada: trabajar, nadar, correr, podías ser la Mujer Maravilla incluso en "esos días".

Y ojo con quejarte, que con todo lo que tenés a tu disposición, nena, no me vengas con la excusa de que estás "indispuesta" como lo podía estar tu bisabuela.

El mensaje, lógicamente, se dirigía a las mujeres. Y sí... Algo de lógica tenía, ¿no?

Pero hete aquí que en este último comercial, por primera vez, no se apela a las mujeres y a todas las cosas maravillosas que pueden llegar a hacer con los tampones, sino a... la mirada de los varones.

Ya directamente se saltó, sin más, a que actuemos, con nuestra menstruación, en función de los hombres, porque "el varón no tiene que notar nada".

A ver si al pobrecito le da un infarto por ver un poco de sangre, ¿no?

Y así, mágicamente, un asunto exclusivamente femenino se transforma en asunto de varones.

No tenemos derecho a pensar lo femenino ni siquiera desde una perspectiva femenina: hasta eso lo tenemos que ver desde una perspectiva masculina, de acuerdo a la mirada de ellos, a su deseo, que necesariamente apela a estereotipos de belleza y de pulcritud (porque básicamente, las mujeres somos un asco) que sólo se exigen a las mujeres (nótese la cara de babosos de los tres del final, que tampoco deja muy bien parados a los varones), y para que nunca-nunca-nunca se lleguen a enterar de que sangramos (sí, eso, SANGRAMOS) todos los meses.


Francamente, si vamos a hacer una publicidad para tampones y alabar el hecho de que no dejan correr la sangre entre las piernas (que, al fin y al cabo, es la meta de un tampón, no que "no se note"), preferiría mil veces esta.

Aunque claro, no se trata de un comercial auténtico, sino de una parte de la película Movie 43...

14 comentarios:

La Magia Cotidiana dijo...

Lo de poner azul la sangre no creo que sea para "tapar" únicamente la menstruación. En los anuncios de pañales, también el pis se pone azul. Creo que es en general una repulsa hacia cualquier secreción del cuerpo humano, no creo que (por una vez) esto sea sexismo, sino rechazo al funcionamiento real del cuerpo humano en general, que no "queda bonito" en este mundo de photoshop y parches.
Por otro lado, a mí una cosa que me molesta un montón de esos anuncios es que muestren la menstruación como algo "sucio" y cuyo olor hay que tapar. ¡Pero la regla huele precisamente a causa de retenerla en el algodón blanqueado de compresas y tampones! Porque si usas una copa menstrual, te das cuenta de que NO huele. O sea, que crean unas necesidades que no existen. Puaj.

Alicia dijo...

Hay una publiciad en la que un hombre tiene siempre en su escritorio cajitas con ibuprofeno para cuando sus compañeras de oficina están medio locas por estar en "esos días". Indignación total.

Anónimo dijo...

"un asunto exclusivamente femenino" O sea que los hombres trans que menstrúan, no existen, no?

Bastadesexismo dijo...

Anónimx, hablo suficientemente del tema de la transexualidad y de la intersexualidad en este blog como para que no se me acuse de transfobia.

En lo absoluto, para mí, no, no existen los hombres trans, ni las mujeres trans, ni las mujeres cisgénero, ni las mujeres a secas, ni los varones, ni nada de nada. Son todas construcciones sociales, categorizaciones abstractas y artificiales que me encantaría poder deconstruir. Y eso lo he explicado largo y tendido en este blog.

Pero vivimos en una sociedad binaria, con "varones" por un lado (cis o trans), "mujeres" por otro (cis o trans), en que las "mujeres" (cis o trans) son discriminadas de manera específica, y hablo dentro de este contexto.

Ya he escrito una entrada en que explico que en lo ideal, me encantaría no pensar en términos de binariedad, pero que por ahora, la disriminación se efectúa sobre las mujeres, sean asignadas mujeres al nacer, o trans.

Los varones trans sufrirán discriminaciones específicas, pero cuando "el común de la gente" ve a un varón trans y cree que es "un varón" y lo ubica dentro de la categoría "varón", lo ubica dentro de la categoría dominante. Que luego ese varón menstrúe o no menstrúe es otra cosa, y sufrirá discriminaciones específicas, por ejemplo en el hospital o en cualquier lugar en que "se note" que no es un varón cisgénero. Pero no estoy hablando de esto en esta entrada.

En este caso, la publicidad está hecha para personas cisgénero exclusivamente, es una obviedad. Como siempre, evidentemente, ya que la realidad trans está siempre oculta. Se me puede acusar de seguir invisibilizando esta realidad al no incluir, en mis entradas, y de manera sistemática, la "problemática" trans.

Bueno, lo asumo. Seguiré hablando del transexualismo, del intersexualismo, como lo estuve haciendo hasta ahora, con la óptica de deconstruir las construcciones sociales.

Pero no puedo ignorar que es lo femenino (cis o trans) el género más discriminado. Y de escribir mis entradas en consecuencia.

Podría haber escrito que la menstruación es un problema exclusivo de las personas "asignadas mujeres al nacer", pero el 90% de mi lectorado no habría entendido gran cosa.

Anónimo dijo...

De ahora en adelante no usaré toallitas, ni tampones, dejaré que la sangre manche mi ropa, será divertido ser una mujer liberada, jajajaja.

Estoy pensando ir a una entrevista de trabajo con un pantalón lleno de mi sangre menstrual ...

Bastadesexismo dijo...

Si eso es lo que entendiste de la entrada y del feminismo, lo lamento por vos.

Sé que es más fácil ser funcional del patriarcado y seguir la corriente sexista, pero vamos, ¿no te has planteado tratar de entender lo que leés, en lugar de burlarte mostrando así que no captaste nada?

mamisepa dijo...

Basta

Voy a hacer un comentario un poco "escatológico", pero bueno, hablar de la menstruación (digo... de "esos días" ;) ) siempre lo es ¿no?

A mí me ha ocurrido tener relaciones sexuales en "esos días" y ser especialmente placenteras; la vagina está especialmente lubricada; pero además algunos meses, no sé por qué, pero tengo un subidón de libido. O sea, que me apetece mucho, y si lo hago, disfruto mucho. Pero además, mis parejas también han disfrutado mucho. Mi ex incluso se "ponía" si sabía que yo tenía la regla.

Imagino que yo no soy la única mujer en el mundo a la que le pasa eso; e imagino que habrá muchos más varones que también disfrutarán cuando ella tiene la regla.

Entonces, me choca esa manía de que "no se note" para estar "apetecible o cogible".Si precisamente, el saber que tienes la regla, podría ser un aliciente para muchos.

O sea, que no entiendo a qué tanto recato por la calle si luego en la cama todas las realidades salen a la luz en todo su esplendor.

A mí me suena más a "ocultación" de todo lo femenino; como en esa entrada que contaste explicando el porqué del primer feminismo de la diferencia.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Basta: ¿Creés que las mujeres son "cíclicas"? Digo, la menstruación lleva consigo cambios y alteraciones hormonales, ¿esto no afecta la mente, lo psicológico? Yo no se qué creer: toda la vida se asoció la menstruación con la histeria. ¿Las mujeres están más vulnerables emocionalmente cuando están menstruando? ¿Es todo mentira? En caso de que sí (sea mentira): ¿Por qué, por ejemplo, una amiga y también mi madre creen que es cierto y que lo comprobaron?

Con "cíclicas" me refiero a que tienen distintas formas de reaccionar/percibir las cosas (o sea, psicológicamente hablando) según si están ovulando, menstruando, preovulando... Quiero decir: lo físico (el ciclo menstrual-hormonal) altera lo psicológico.

Bastadesexismo dijo...

Parte de tus preguntas la contestaste vos mismx: "toda la vida se asoció la menstruación con la histeria"

Se llama profecía autocumplida: ni bien nos enteramos de la existencia de la menstruación, nos enteramos de que será penoso, nos cambiará el humor, porque las hormonas, bla bla bla.

Cuando nos llega, estamos tan convencidas de eso, que claro, nos cambia el humor.

Científicamente hablando, para que las hormonas jueguen un papel realmente importante en el cambio de humor, debe haber variaciones muy grandes. Esto ocurre, por ejemplo, en el embarazo, el posparto, la menopausia o la andropausia. En la menstruación no se produce una variación tan importante de nivel hormonal, salvo excepciones de desregulación hormonal.

Lo que ocurre muchas veces es que las mujeres cambian de humor porque las tratan de manera condescendiente cuando menstrúan, les dicen que sus dolores están "en la cabeza", que es algo "psicológico", etc.

El 10% de las mujeres tiene endometriosis, que provoca una menstruación extremadamente dolorosa, hasta el desmayo, pero a las mujeres las tildan de "histéricas". Es una enfermedad que no tiene tratamiento ni cura, porque simplemente no se investigó al respecto (sólo afecta a las mujeres, o sea, no vamos a gastar pólvora en chimangosm aunque afecte a una mujer de cada 10, o sea, millones y millones de mujeres).

Otras mujeres, como yo, tienen ovarios poliquísticos. También provoca menstruación dolorosa, muy abundante. Me pasé mi adolescencia torcida en dos de dolor, y mi entorno se la pasó diciéndome que era psicológico, que era porque no aceptaba mi cuerpo y no sé qué otras imbecilidades más. Me detectaron la causa real recién a los 33 años, porque insistí para que me hicieran análisis de sangre, ecografías, etc.

Lo que me ponía de mal humor no eran las hormonas, sino las boludeces que me decían.

Por lo demás, está tan arraigado eso de que el ciclo nos cambia el humor, que he llegado a escucharlo de mujeres que tomaban la pastilla anticonceptiva que, por definición, anula el ciclo. O sea, con la pastilla NO HAY variaciones hormonales. Sin embargo, esas mujeres decían que sentían cuando estaban ovulando (a pesar de que con la pastilla, precisamente, no se ovula), y que les cambiaba el humor, etc. Lo tenemos tan incorporado como una realidad, que no somos capaces de ver que en muchos casos, no tiene ningún sustento científico.

Por lo demás, los varones también tienen ciclos hormonales, no solamente mensuales, sino también diarios. La tasa de hormona no es la misma a lo largo del día. Sin embargo, nadie habla de que les cambia el humor por las hormonas.

Solamente las mujeres se asocian con variaciones hormonales, como si los varones no tuvieran ni hormonas ni ciclos.

Anónimo dijo...

Sí, yo también llegué a decir que el dolor de las menstruaciones podría tener origen psicológico (psicosomatismo, efecto nocebo) y a su vez cultural (se tiene como un hecho que es "normal" que duela). Todavía creo que podría ser una causa, no en todos los casos (y que los cambios de humor se deban a la experiencia dolorosa del sangrado menstrual). También leí que puede ser debido a la dieta (grandes cantidades de ácidos grasos omega-6 -algo mayoritario en la alimentación occidental actual- en relación con omega-3 que afectan los niveles de prostaglandinas: un compuesto implicado en la coagulación de la sangre, en la respuesta inflamatoria, en las contracciones de los músculos lisos del útero durante la menstruación, así como en la actividad del aparato digestivo) y/o el estrés, entre otras.

Yo siempre me sorprendí cómo un hecho completamente fisilógico (como cagar o mear) podría provocar dolor. Me parece un sinsentido. La mayoría de quienes menstrúan, en mi entorno, me dijeron que tienen dolores. Si al mear hay dolor, algo no anda como debería. Lo mismo me parece con la menstruación (como el SOP, el SPM o la endometriosis, etc.). ¿Pensás que las menstruaciones son intrínsecamente dolorosas o que se debe a otras causas? ¿Será un castigo divino por lo que hizo Eva? (pregunta irónica)

Lo relativo al cuerpo de las mujeres parece ser, según muchos, necesariamente problemático, doloroso y patológico. Desde el embarazo y el parto hasta la menstruación, la menopausia y la celulitis.

Con respecto a las hormonas en los varones, como mucho, se las relaciona con la agresividad. Por ejemplo, cuando los varones consumen andrógenos, se habla de "agresividad", de "furia del esteroide": y en su mayoría, se trata de varones que agredieron a "sus" mujeres. ¿Violencia de género o "furia de esteroides"? Me suena a lo primero, porque, qué causal que golpearon/asesinaron específicamente a la pareja mujer (o a los hijos, no a cualquier niño o mujer). Como en el caso de Chris Benoit o Craig Titus.

Anónimo dijo...

"Antes, el mensaje era que la regla no te impidiera hacer absolutamente nada: trabajar, nadar, correr, podías ser la Mujer Maravilla incluso en "esos días".

Y ojo con quejarte, que con todo lo que tenés a tu disposición, nena, no me vengas con la excusa de que estás "indispuesta" como lo podía estar tu bisabuela".

¿Es irónico o estás insinuando que la menstruación impide hacer cosas? ¿Es cierto que durante "esos días" se necesita descanso, relajación, introversión? No se cómo interpretar eso que puse entre comillas (el fragmento de los dos primeros párrafos).

Bastadesexismo dijo...

Con respecto a las hormonas en los varones: resulta que se estableció que no existe ningúna relación entre violencia y nivel de testosterona. O sea, los varones más violentos no tienen niveles de testosterona más altos.

En realidad, el aumento de testosterona es una RESPUESTA a una situación violenta, y esto ocurre tanto en varones como en mujeres. Se estableció, por ejemplo, que entre un equipo ganador y un equipo perdedor en un juego de fútbol, los que tenían más testosterona eran los del equipo ganador, pero DESPUÉS del partido, no antes.

El aumento del nivel de testosterona sería una manera que tiene el cuerpo de prepararse a una situación de violencia o de competencia, por ejemplo. Pero no es que unx se vuelve más violentx porque tenga más testosterona.

Sobre lo que dije en la entrada: no, no creo que la menstruación impida hacer nada si tomamos eso como una norma. Pero en algunos casos de menstruación dolorosa, las mujeres deberíamos poder tomarnos un tiempo sin tener que ser super mujeres que lo tienen que hacer todo igual y sin que se nos note nada.

A las mujeres primero les impidieron hacer cosas durante la menstruación porque era impuro, o pobrecitas, están enfermas.

Pero después, se pasó al extremo opuesto: ¿te duele, estás que te partís del dolor o al borde del desmayo? Ni se te ocurra que se te note, ahora que sos una mujer moderna con tampones e ibuprofeno, te tenés que bancar todo.

Pues ni una cosa ni la otra. No veo por qué tenemos que estar en un extremo o en otro. La menstruación no es una enfermedad y la sociedad no tiene por qué ver a una mujer que menstrúa como una persona más débil o incapacitada. Pero tampoco tiene por qué obligar a una mujer a callar sus dolores y a hacer como si nada si en realidad le duele o no se siente capaz de trabajar o subir el Aconcagua.

Para resumir, siempre se trata de dejar que las mujeres decidan, sin imponerles ninguna norma: ni la de la enfermita incapaz, ni la de la super mujer que no se quiebra nunca.

Anónimo dijo...

¿Viste esta publicidad?

https://www.youtube.com/watch?v=5MftUtdEkBc

Me irrita.

Mildred Gordillo Vargas dijo...

Ok... este articulo a mi parecer esta errado, sacado de contexto y sobre todo muy exagerado. El "no notas nada" puede ser que no notas nada a la hora de ponertelo, o no notas nada mientras lo estas usando, no debe ser que el chico no note nada.
El hecho que la menstruacion no se nombre tal y como es no es culpa de los hombres o el patriarcado o de algun tercero, es culpa de las mismas mujeres que tienen vergüenza de decirlo.
El liquido azul podria ser amarillo, rojo, verde, violeta ¿que mas da? ¿En serio es necesario que saquen un chorro de sangre en la pantalla para que no se sientan ofendidas y presionadas por el sexismo?