miércoles, 10 de abril de 2013

Hay dos sexos: ¿mito o realidad?

Cuando hablo de género, me acusan de querer ignorar la realidad biológica, una realidad que nadie se atreve a cuestionar: existen dos sexos biológicos, el masculino y el femenino. Y ninguna teoría del género podrá borrar eso.

Más allá de que la teoría del género no pretende "borrar" esa "realidad biológica", sino que pretende deconstruir los roles de género que se aplican cultural y socialmente a los sexos biológicos, hay un problemita que se agrega a todo eso: la ciencia, hoy en día, ya no tiene tan claro eso de que hay dos sexos.

WTF?? dirán algunxs.

Bueno, recapitulemos.

¿Cómo se define el sexo biológico? ¿Cómo se sabe si un individuo es nena o nene?

En la mayoría de los casos, esto se ve, o se cree ver en la ecografía, o más seguramente aún, al nacer el bebé. Ahí aparece siempre el discurso performativo de algún miembro del cuerpo médico: "es una nena" o "es un nene".

Y entre "varón" y "mujer", pues no hay nada.

Sin embargo, sabemos hoy en día que no solamente de gonadas (testículos/ovarios) o de genitales (pene/vulva) vive el hombre. También existen los cromosomas.

Para que un individuo pueda ser decretadx plenamente varón o mujer, tiene que haber coincidencia entre esos tres elementos: gonadas, genitales, y cromosomas (XX para las mujeres, XY para los varones).

Pero hete aquí que algunxs bebés muy chistosos nacen con elementos propios de ambos sexos, con distintas combinaciones posibles: algunxs tienen vulva y pene a la vez, testículos y ovarios. A esxs individuxs se les llamaba antes "hermafroditas" o "tercer sexo".

Pero además, algunxs nacen, por ejemplo, con un pene y testículos (o sea, todo bien, al parecer), pero con cromosomas XX. ¿Cómo definimos a esas personas? Son varones por sus gonadas y sus genitales, pero mujeres por sus cromosomas. ¿En qué categoría lxs ponemos?

¿Y a las personas XXX? ¿Y las personas X0? Y las personas XXY? ¿Qué son? ¿Cómo las definimos?

Hoy en día, esta situación se llama "intersexualidad".

Y todavía hoy en día, en la mayoría de los casos, se opta por una solución radical, mutilante y absolutamente contraria a los derechos humanos más básicos: como no podemos concebir la idea de que haya más de dos sexos, se decide asignar quirúrgicamente a ese bebé uno de los "dos" sexos que aceptamos como "normales".

Por ejemplo, a lxs que tienen un clítoris demasiado grande o un pene demasiado chico, sencillamente se les corta para "fabricar" una mujer (pero no tenemos ningún reparo en indignarnos cuando algunas tribus africanas cortan el clítoris de sus hijas).

Algunxs otrxs nacen con el síndrome de Klinefelter: tienen un cromosoma X "de más" (XXY). Tienen aspecto masculino, pero a veces, testículos atrofiados y les crece el pecho en la adolescencia. A ellxs, por lo general, se les da un tratamiento hormonal con andrógenos, se les saca los testículos atrofiados y se les coloca prótesis testiculares. Todo ello, por supuesto, sin nunca preguntarles su opinión ni darles información de nada.

A las personas intersexuales XX, se les asigna siempre el sexo femenino, sea cual sea la apariencia de sus genitales, incluso si tienden a ser masculinos: además del tratamiento hormonal ad hoc, esa persona tiene que pasar por varias operaciones quirúrgicas para tratar de mantener su capacidad reproductiva, crear una vagina suficientemente grande como para recibir un pene (porque, por supuesto, se considera que una mujer debe ser heterosexual y debe querer ser penetrada por un pene, con lo cual agregamos heterosexismo a todo lo demás), etc.

Entonces, en la mayoría de los casos, se reúne un equipo pluridisciplinario, para decidir qué sexo se asignará al bebé. Esxs niñxs son sometidxs a una serie infinita de operaciones para "adecuar" su cuerpo al sexo que el cuerpo médico le asignó de manera prepotente, operaciones que muchas veces derivan en dolores de por vida, infecciones, pérdida de sensibilidad de los genitales.

Sin hablar del hecho de que se trata como enfermos a niñxs que, en la mayoría de los casos (salvo excepciones) son perfectamente saludables.

Ahora, si en la naturaleza existen tantas combinaciones posibles entre gonadas, genitales y cromosomas, y si estos individuos representan, según distintos estudios, entre el 1 y el 4% de la población, ¿tiene sentido seguir hablando de dos sexos?

Para hacer un paralelismo sexo/raza, ¿tendría sentido querer vivir en un mundo en que solamente existan personas muy blancas y otras muy negras, negar que pueda haber toda una gama de mezclas posibles, y someter a lxs niñxs mestizos a tratamientos crueles e inhumanos para volver su piel más negra o más blanca, según lo que decida el cuerpo médico, a fin de evitar la (deseable, a mi entender) desaparición del concepto de raza?

¿Por qué nos aferramos tan desesperadamente al concepto de sexo y a su binariedad obligatoria? ¿Cuál sería el drama universal de constatar que en la naturaleza existen todas las combinaciones posibles de sexos, como existen todas las combinaciones posibles de color de piel?

¿Cuál sería el tremendísimo problema de dejar de hablar de sexos, como se está dejando, por fin, de hablar de razas?

Porque además, la cifra de entre 1 y 4% está siendo cuestionada. En efecto, como vimos, no solamente existen las personas con diferencias entre sus gonadas y sus genitales, que se pueden ver "desde afuera" o a través de una ecografía.

También está el tema de los cromosomas. Y ahí, algunxs dicen que probablemente haya muchísimos más casos de individuxs con genitales y gonadas perfectamente "normales", pero con algún tipo de "anormalidad" cromosómica. 

Y de acuerdo a algunas fuentes, como la Red de Intersexuales Francohablantes de Europa, entre el 5 y el 15% de la población presentaría alguna "alteración" de sus cromosomas, que haría imposible definir realmente si se trata de varones o mujeres.

O sea, básicamente, lo que se está diciendo es que usted, yo, su padre, su madre, su novio, su novia, podríamos tener algún tipo de "anormalidad" cromosómica, sin saberlo.

Usted mismo, que está leyendo esta entrada, podría ser "otra cosa" que estrictamente varón o mujer. ¿Qué? No se sabe muy bien, porque la sociedad ni lo contempla. Pero ni completamente varón, ni completamente mujer.

Pero como hemos sido asignados "mujer" o "varón" al nacer, porque nuestros genitales y nuestras gonadas aparentaban ser eso, pues hemos sido criados como "varón" o como "mujer", es decir, nos han impuesto, además, roles de género de acuerdo a ese supuesto sexo biológico, y no nos hemos cuestionado nunca si nuestro sexo cromosómico es realmente el que nos designaron.

Caster Semenya. Foto: EPA
Esto fue lo que le pasó a la atleta sudafricana Caster Semenya, medalla de oro en los campeonatos mundiales de Berlín en 2009. Ante su voz grave y sus resultados "masculinos", fue sometida a un humillante "test de feminidad". Allí descubrieron que tenía un problema de insensibilidad a los andrógenos, que tenía testículos que no habían bajado, un alto nivel de testosterona, pero la apariencia física de una mujer con vagina, pechos y útero.

Finalmente, fue autorizada a seguir compitiendo como mujer. Pero su caso cuestiona claramente la binariedad de los sexos y nuestra necesidad de categorizar a los seres humanos entre varones y mujeres, descartando la amplia variedad de otros sexos posibles.

Ahora, pregunto yo: ¿no sería mucho más humano, justo, ético, "cortar" dentro de nuestra concepción cultural de los sexos y modificar nuestra visión sistemáticamente binaria de la sociedad, antes que "cortar", literalmente, esta vez, cuerpos perfectamente saludables para adecuarlos a esa visión artificial?

¿Hasta cuándo vamos a seguir torturando a niñxs para seguir teniendo una sociedad bien dividida entre varones y mujeres, conceptos cerrados que, evidentemente, no existen como tales en la naturaleza?

En un país que reconoció el derecho de todxs a elegir su identidad de género, ¿hasta cuándo vamos a mutilar a personas, como ese bebé intersex que nació en Misiones, para poder seguir afirmando, como si fuera una verdad absoluta: "Biológicamente existen dos sexos"?


Para saber más:

- El blog Intersexualidad hace una lista de bibliografía sobre el tema, en castellano y en otros idiomas.
- Extracto publicado en Página/12 de “Reflexiones sobre la cuestión intersex”, incluido en Intersexo. Una clínica de la ambigüedad sexual, de reciente aparición (Ed. Grama).
- La película "XXY", de Lucía Puenzo, con Inés Efrón, cuenta la historia de una familia que no quiso mutilar a su hijx, y decidió dejarle elegir al llegar a la adolescencia.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante tu entrada. De todas formas me gustaría agregar, que las causas que actúan para la producción de estados intersexuales pueden ser genéticas, ambientales, o mixtas.

Hoy en día, muchos estudios corroboran un estado de avance hacia la feminización del cuerpo masculino, producto del "mar de xenoestrógenos" en el que vivimos.

Muchos estudios han comprobado como la sobre exposición a estos compuestos químicos (presentes en prácticamente todo lo que manipulamos y consumimos)es causa de intersexualidad,deterioro en el cromosoma masculino y la calidad del esperma, disminución del miembro, aumento de cáncer de mamas y testículo.

Estos estudios surgieron casualmente por la baja reproducción de anfibios que estaban expuestos a niveles extremos de xenoestrógenos en lagos donde se vertían pesticidas.

Anónimo dijo...

He aprendido cosas nuevas con este articulo, el cual me parecio muy bueno e ilustrativo.

En lo personal, me han parecido siempre una tonteria todas esas etiquetas, siendo testigo y victima de la discriminacion, solo he visto resultados negativos de las mismas.

Creo que el rechazo a todo lo que es diferente a uno es un mecanismo de defensa, nos hace sentir mas seguros, especialmente cuando nos podemos esconder detras de un grupo que piensa igual.

Tambien creo que una de las razones de mas peso para que los padres manden mutilar a un bebe es por la presion social que te obliga a pertenecer a un grupo o al otro, que te obliga a encajar en las expectativas.

Pleno 2013 y aun no hemos aprendido gran cosa.

Gracias por el articulo

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante tu post, había algunas cosas que no sabía y me ha gustado descubrirlas. Pero a tus preguntas "¿Por qué nos aferramos tan desesperadamente al concepto de sexo y a su binariedad obligatoria? ¿Cuál sería el drama universal de constatar que en la naturaleza existen todas las combinaciones posibles de sexos, como existen todas las combinaciones posibles de color de piel?"

A la primera, no es que nos aferremos desesperadamente al concepto de binariedad, es que llevamos arrastrandolo desde hace muchísimo tiempo detrás en nuestros idiomas. Sin saber sobre genética y cromosomas nuestros antepasados denominaron por físico a hombres y mujeres, y como eran la mayoría, escondían al tercer sexo porque no les parecía normal. Es así de claro, ahora nos costaría muchísimo eliminar ese concepto de sexos.

Y a la segunda, creo que no sería un drama si no algo chocante para los mayores del momento, y bueno no tan mayores también. La gente que se aferra a lo que sabe y a o que le han enseñado. Como le dices a ciertas personas que por los cromosomas, que crean combinaciones, hay personas que son ambos? Hay personas que, por herencia cultural, no lo llegarían a comprender. A parte de que no todo el mundo conoce lo mas básico de la genética y sobre los cromosomas.

El problema radica basicamente en la herencia cultural. No se si estarás de acuerdo conmigo.
Un saludo :)

Anónimo dijo...

En respuesta al ultimo anonimo,
1) creo que eso si es aferrarse a un concepto! sobre todo cuando ya sabemos q es erroneo. una cosa es q se este realizando lo posible para erradicar esas costumbres y q como todo ser humano nromal, la pifiemos en el camino, pero creo q ni en eso estamos todavía. o al menos no en un nivel de avance tan fuerte como para q esto empiece a ser un tema q resuene seguido...

2)concuerdo, y yo justamente leyendo esta nota y recordando algo q dijo basta: sobre operarlos desde q estan recien nacidos sin considerar sus deseos. imaginate tratar de explicarle a "un hijo" de pocos años que fisicamente es una cosa pero en cuanto a sus cromosomas es otra. cuando ni sabe que son los cromosomas, ni que es el genero o los roles, ni una celula, ni siquiera sabe q es el sexo!! y cuando al mismo tiempo en el jardin y luego en la primaria solo escuchara "los varones" y "las mujeres". ni me imaginaría como manejar eso!! pero seria todo un desafio mucho mayor hacer q en las escuelas se empiece a hablar de esto!

marian

Ser Filosofista dijo...

Empezamos a clasificar todo lo que vemos, en un intento de entenderlo. Pero después de mucho tiempo, en lugar de seguir en ese intento de entender y conocer, queremos meter todo a la fuerza en nuestras clasificaciones previas. Falta reflexionar.

Supongo que en su momento les pareció que la cirugía era una buena idea, no directamente por hacer encajar a esa persona en uno de los dos conocidos, aunque sí de forma indirecta porque el objetivo era ajustarle a los patrones normales y hacerle la vida más sencilla (porque lo normal se supone que es más fácil). Después de décadas de cirugías la comunidad va descubriendo que fue una imprudencia, afortunadamente.

Mucha gente considera más perturbador dejar crecer a una persona con esa ambigüedad que practicarle una cirugía. Espero que con más educación y divulgación de lo que se ha descubierto hasta ahora, sepan que si queremos curarnos de la discriminación hace falta un cambio de ideología, no un cambio de cuerpo.

Me encantó la entrada.

Mariana Fossatti dijo...

Agregaría a toda la gama de la intersexualidad a la cantidad de gente que no es considerada suficientemente masculina o femenina para su sexo asignado. Seria como el caso de Semenya, pero sin que necesariamente exista un tema hormonal, ni genital ni cromonsómico.

Me refiero a toda la gente cuya apariencia, gestos, tono de voz, movimientos, etc. genera etiquetas como "afeminado" o "marimacho". En muchos casos, se pretende de esas personas que admitan una supesta inclinación homosexual, dado que si sos una nena medio varonil, no queda otra que que seas lesbiana. Y sabemos que no necesariamente es así!

Y eso me lleva a la idea de que tampoco hay homosexuales "puros", sino personas que sienten una fuerte preferencia sexual por gente de su mismo sexo. Así que homosexual es otra etiqueta más. Lo mismo que heterosexual, por supuesto.

El otro día vi "Una giornata particolare" en la que el personaje de Mastroiani, un homosexual perseguido por el régimen fascista, tiene sexo con Sofía Loren. Y luego de hacerlo le dice que no es que no pueda tener sexo con una mujer, y que hasta le gutó hacerlo, sino que smplemente da a entender que no lo prefiere. Simplemente le satisfacen las relaciones homosexuales.

Así que también pienso que habría que leer la preferencia por el mismo sexo como una opción libre, no como algo inevitable que te viene dado por vaya a saber qué gen.

andressolo dijo...

Tienes textos muy buenos. Escribes cosas muy interesantes, eres crítica y se aprende contigo. Gracias por tu trabajo! Un abrazo!

Anónimo dijo...


Tenga mis saludos.

Le exigo que NO MAL INFORME, ya qué, eso sólo crea más confusión e ignorancia en torno a personas intersexuales. Al afirmar que lx atletx Semenya tiene "UTERO" esta usted cometiendo un GRAVE error. Esx atletx tiene un sindrome llamado "INSESIBILIDAD A LOS ANDRÓGENOS" son hombres genéticamente, y sus hormonas masculinas no pueden asimilarse lo suficiente para formar un "pene".
Entonces al afirmar que tiene un útero estarias hablando de una "rareza" que yo NO conozco". ¿TIENES FUENTES SOBRE ESTO?
Y no fue sometidx a un "examen de femeneidad" porque si nos atenemos al constructo estricto de femeidad no lo pasa ni así lx mires a 1000 km de distancia. Fue sometidx a un examen para verificar si su sexo genético coincidia con sus genitales.


Espero no mal informe y corriga su artículo, o muestre fuentes acreditadas.

Bastadesexismo dijo...

A ver, no es necesario ponerse tan formal ni tan directivo.

Primero, yo no "informo". Esto no es periodismo. Esto no es ciencia. Es un blog. Yo "opino".

No tenía los detalles sobre Caster Semenya, y había leído en un artículo periodístico, no me acuerdo cual, que sí tenía útero. Si se equivocó el artículo, puede ser. Lo importante del caso, en el marco de la entrada que escribí, es que es intersex, no importa cuál de los casi 50 tipos de intersexualidad existentes. Y esto, de hecho, es su intimidad y no debería ser relevante. Y no encuentro ningún artículo que diga fehacientemente qué tipo de órganos tiene, y francamente, no debería importarle a nadie más que a él/la y a las personas que él/la estima conveniente.

En cuanto al "examen de femeneidad", es así como se llama comunmente. No será el nombre científico, pero para el caso, es bastante gráfico en cuanto a humillación y a discriminación.

Ahora, si le parece tan, pero tan importante decir bien cuál órgano tiene y cuál no, pues ¿por qué no me ayuda con sus propias fuentes para ayudarme a corregir mis equivocaciones, en lugar de retarme? Yo no voy a corregir mi entrada (insisto, no es un artículo periodístico, es una entrada de un blog) sólo con su palabra, bien me podría estar diciendo cualquier cosa también.

Si tiene las fuentes, démelas, pero no voy a corregir una entrada porque una persona que firma como "Anónimo" así me lo ordena, sin citar ella misma sus fuentes.

Enii Cáceres dijo...

Estás confundiendo las atrocidades humanas con la creación de Dios. Bien claro dice: "macho y hembra los creó". Todas esas malformaciones que surgieron después son gracias al pecado.

Bastadesexismo dijo...

Amén.

Anónimo dijo...

Enii Caceres, estas "malformaciones" como las llamas, vienen desde el nacimiento ¿que se supone q hizo de malo el o la bebe, antes de nacer?, ¿sera q tu dios castiga a los bebes por los pecados de los adultos?

Tina dijo...

Genial tu entrada :) podrías pasarme el enlace al artículo o lo que sea de la Red de Intersexuales Francohablantes de Europa que diga lo de que el 5-15% de la gente podría ser cromosomáticamente intersexual? lo he intentado buscar pero no consigo encontrarlo. Me interesaba para escribir una entrada sobre el tema, analizando el concepto paraguas al que llamamos "sexo".

Un saludo!

una lectora confundida dijo...

Bastadesexismo, sabés si existe realmente la "intersexualidad neurológica"? Perdoname si no me explico bien: yo sabía hasta el momento que es posible que una persona tenga un cerebro más parecido al del sexo opuesto, sin que necesariamente se vean afectadas por ello su apariencia física, su orientación o identidad sexual (se dice esto de las personas zurdas, por ejemplo). Una muestra de esto es que hay por la red un famoso test de estructura cerebral sacado del libro "Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas" de Allan y Barbara Pease, y muchas de las personas que lo hacen están sacando puntajes que no se corresponden con el sexo con el que nacieron. Pero esto no es lo que me confunde. Es que me enteré de la existencia de un controvertido síndrome, el de Harry-Benjamin, que se caracteriza por el hecho de que quienes lo padecen son personas con genitales, gónadas, niveles hormonales y cromosomas normales, PERO con una estructura cerebral propia del sexo opuesto. El caso es que este síndrome es negado en su existencia por quienes se consideran los verdaderos intersexuales (síndrome de Klinefelter, Morris, 46xx, Swyer y todos los otros de los que hablás en tu entrada) debido a que la intersexualidad debe ser algo empíricamente demostrable (genitales, gónadas, cromosomas, etc), y no algo que -de momento y siempre según ellos- sólo se puede deducir a través del comportamiento. Por otra parte, no me queda claro si los Harry-Benjamin siempre se sienten y siempre quieren ser del sexo contrario (o sea, del sexo de su cerebro, que supuestamente sería "el verdadero" según esta teoría, aunque todo lo demás no concuerde) o si aceptan su sexo físico.
A mí personalmente me parece que decir cosas como que el "pensamiento lógico", o la "valentía" son cosas exclusivas de hombres, o que la "sensibilidad" y la "empatía" son únicamente de mujeres, y "sugerir" así que estas personas tienen algún tipo de pseudohermafroditismo, es de un sexismo alarmante y asqueroso (más allá de que realmente haya podido haber alguna influencia de hormonas prenatales, pero esto último ya lo leí en el citado caso de los zurdos). Es la sociedad la que quiere hacer sentir "enfermos" a quienes no se comportan según lo esperado para su género. Además, no todo es necesariamente "enfermedad" o "anomalía de la naturaleza": tenía entendido que todos los fetos poseen, por defecto, cerebros femeninos; y que según las circunstancias del embarazo -por ej, exceso de carbohidratos en la alimentación de la madre- se puede producir una mayor o menor "virilización" del cerebro, alcanzando un máximo en el caso de que se prevean duras condiciones futuras, con la idea de que estos niños y niñas puedan ser capaces de defenderse solos. O sea que esto no sería ni transgenerismo ni pseudohermafroditismo ni nada de eso, sino una reacción normal de la naturaleza ante circunstancias anormales, e incluso una ventaja evolutiva dentro de ciertas condiciones de vida. Qué opinás al respecto? Un saludo.