lunes, 21 de diciembre de 2009

Quedé embarazada y...

Hace unos días, tuve una reunión de reencuentro con alumnas de un instituto de danza al que concurría cuando era adolescente. Para muchas de nosotras, no nos habíamos vuelto a ver desde nuestros 16 o 17 años. Ahora tenemos 34 o 35.

Una tras una, relatamos lo que nos había sucedido en todos estos años. Y me sorprendió algo. Muchas de las que tuvieron hijos contaron lo mismo: estaban estudiando una carrera, quedaron embarazadas, no terminaron la carrera, tuvieron otros hijos y ahora son secretarias, trabajan en un banco, en fin, tienen un trabajo aburrido y en el que nunca podrán desenvolverse profesionalmente.

Todas contaron eso con un tono resignado y para nada alegre. No es que dijeron: "Estaba estudiando y elegí privilegiar tener hijos y decidí dejar la carrera y dedicarme a mis hijos".
Todas dijeron: "Bueno, estaba estudiando, quedé embarazada, y, bueno... es así, qué se le va a hacer... Dejé la carrera y ahora soy secretaria".

O sea, no sentí en ellas una reivindicación de sus elecciones, sino más bien una resignación ante un hecho consumado.

Mi primera pregunta es: ¿por qué quedaron embarazadas mientras estaban estudiando?

Mi segunda pregunta: ¿en algún momento se les cruzó abortar para posponer la maternidad hasta después de terminar la carrera?

Mi tercera pregunta: ¿por qué dejaron la carrera?

A la primera pregunta, supongo que hay dos posibilidades. La primera es que fue un accidente. Son todas mujeres de familias más bien de clase media alta, educadas, con acceso a los métodos anticonceptivos. ¿Un accidente en esas condiciones? Es posible, porque un preservativo se puede romper, una pastilla puede ser olvidada. Digamos que es raro.
La otra posibilidad: el embarazo fue deseado. Pero si fue deseado, ¿por qué elegir embarazarse justo durante la carrera?
La única respuesta que me surge es que no se dieron cuenta de lo que significaba tener un hijo, pensaron que lo podrían hacer todo, hasta que se enfrentaron con la realidad. La falta de información fue la que las llevó a hacer esta elección. Si hubieran estado más informadas, no habrían hecho esta elección. Lo cual me lleva a pensar que se oculta la información a las mujeres para que sigan pariendo sin saber a qué se exponen.

Si fue un accidente, llegamos a la otra pregunta: ¿por qué no abortaron? Puede ser por varios motivos: convicciones personales, miedo a tener un problema de salud dado que en Argentina el aborto se practica en la clandestinidad, o presión de la pareja o de la familia.

Tercera pregunta: ¿por qué dejaron la carrera? Esto es lo que más me llama la atención, porque todas, en el momento de embarazarse, estaban en pareja, y de hecho seguían con la misma pareja al día de hoy. O sea, ellas tuvieron que dejar la carrera, ¿y sus parejas? ¿Qué dejaron por tener un hijo? ¿Su carrera? ¿Su trabajo? Visiblemente, nada de nada. Sus parejas no modificaron en nada su vida. Fueron ellas las que sacrificaron sus estudios, su carrera, su trabajo, y por lo tanto parte de su vida.

Sí, ya sé, lo eligieron, nadie les puso una pistola en la sien. Pero ¿realmente lo eligieron? ¿O todo en esta sociedad incita a que sean las mujeres las que se encarguen de los niños pequeños, mientras se insta a los hombres a seguir con su trabajo para mantener a la familia? ¿Se trata de una elección real de parte de hombres y de mujeres?

Lo que más me entristece es que esas mujeres, el día que se divorcien (porque estadísticamente es casi seguro que esto ocurra), se van a dar cuenta de que tienen un trabajo de mierda que les rinde dos centavos y no les alcanza para vivir. Y mucho menos para criar a sus hijos, porque por supuesto, ellas serán las encargadas de cuidarlos día a día, mientras que los padres de las criaturas, nuevamente, estarán exentos de responsabilidades diarias.

En esas condiciones, las mujeres reclaman dinero, el departamento, el auto de su ex marido... Y los hombres se quejan de que los dejaron en la calle y sin un mango, sin darse cuenta de que las mujeres habían dejado todo, sus estudios, su carrera, un trabajo que les gustaba o una carrera apasionante, para poder criar a los hijos de ambos.

Así como a ninguno de esos hombres se les ocurrió compartir la crianza y sacrificar ellos también algo para que ellas pudieran seguir con su carrera, a ningún padre, en el momento del divorcio, se le ocurrirá pedir la tenencia compartida, es decir, un arreglo para que los hijos estén la misma cantidad de tiempo con los dos padres.

La inmensa mayoría de ellos se conformará con verlos los fines de semana y las vacaciones, pagar una cuota alimentaria (cuando la pagan, cosa que en la mayoría de los casos, no ocurre) y punto. ¿Quién se tendrá que encargar de la educación diaria, de lavar la ropa, de plancharla, de hacer de comer, de bañarlos, de llevarlos a la escuela, al médico, a la casa de los amiguitos, de ir a las reuniones de padres (en las que solamente van las madres), de faltar al trabajo cuando enfermen, de sacrificar las salidas a la noche, las cenas con amigos?

Ellas, por supuesto.

Pero eso sí: los hombres se quejarán de no ver nunca a sus hijos, de haber dejado la casa a su ex, esa bruja malvada (¿se dieron cuenta de que en boca de los hombres, todas las ex son brujas que lo único que les interesa es sacarles el dinero?), de tener que pagar la cuota alimentaria (qué feo, no, encima de no tener ninguna responsabilidad diaria con los hijos, tener que pagar por ellos...).

O sea, se van a poner como víctimas, sin darse cuenta del sacrificio de por vida que sus ex hicieron con los hijos de ambos. Sacrificio que ellos no habrán contribuido en evitar. Al contrario, me imagino que muchos les habrán dicho: "No te preocupes, yo me encargo de todo, vos quedate en casa y ocupate de dar la teta".

La verdad, nuevamente, qué fácil que la tienen los hombres... Yo también en esas condiciones tendría tres o cuatro hijos sin ningún problema. Total, la persona que se encarga es la otra, yo sigo tranquilita con mi vida, mi carrera, subiendo en la jerarquía de la empresa, apasionándome por lo que hago, creciendo, desenvolviéndome en mi trabajo, haciendo grandes inventos y haciendo progresar la humanidad resolviendo problemas complejos.

Y después, tienen el toupé de decir que si las mujeres no llegan a cargos gerenciales, es porque no quieren...
.

30 comentarios:

Irene dijo...

Hace unos meses publicaron en El País un artículo en el que una chica islandesa contaba que en Islandia la maternidad es un bien social, está tan protegida y hay tanto apoyo que las mujeres tienen a sus hijos cuando quieren y de hecho muchas lo hacen mientras están en la universidad, sabiendo que esto no les supone ninguna renuncia a largo plazo, tal vez un par de años de retraso, pero nada más.Esto para que no me digais que siempre estoy con las suecas :P

En España el número de mujeres que abortan por motivos laborales no para de aumentar. O sea, las mujeres tenemos que postponer la maternidad y acoplarla a las exigencias de la sociedad capitalista. Como consecuencia cada vez somos más viejas y por tanto la maternidad nos supone más esfuerzo, físico y mental. Conclusión: tampoco podemos elegir.

¿Resignadas? Bueno, no sé si te das cuenta de que con tu discurso dual generas otro tipo de estereotipo, otro tipo de violencia simbólica: madre resignada/hombre-mujer triunfador(a). Todo depende del valor que una misma de a lo que hace. Hace tiempo leí a un catedrático de economía, también en el País, postulando que en un mercado totalmente liberal la maternidad se pagaría a precio de oro. Particularmente conseguir amamantar a mi segunda hija, que pesó 1 kilo al nacer y estuvo 50 días en una unidad de cuidados intensivos neonatales, es y será el mayor éxito de mi vida, no importa lo que consiga a nivel profesional, a ella probablemente le he regalado la vida.

La maternidad también se puede vivir como un privilegio y exigir ésto como un derecho. No todos los hombres inventan cosas ni resuelven importantes problemas mundiales, la mayoría se pasa la vida pegando sellos. De hecho lo único cierto es que sin madres no habría hijos y sin niños no habría mundo que salvar.

bastadesexismo dijo...

No estoy de acuerdo con ver al hecho de tener hijxs como un bien en sí, y que lxs hijxs salvan al mundo. ¿Lo salvan de qué? Al contrario, yo lo veo más bien como un despropósito ecológico.

En cuanto a que hay hombres que se la pasan pegando sellos, hablo en mi entrada de gente de clase media alta, o sea que sus maridos no se la pasan pegando sellos.

Decís que sin madres no habría hijos: pues sin padres tampoco, que yo sepa.
Y con el discurso de que sin madres no habría hijos, siempre caemos en el estereotipo de siempre: son las mujeres las que tienen que posponer otras cosas para la maternidad. ¿Por qué no los hombres?

"En España el número de mujeres que abortan por motivos laborales no para de aumentar. O sea, las mujeres tenemos que postponer la maternidad y acoplarla a las exigencias de la sociedad capitalista."

Pues si los hombres participaran más en la educación de sus hijxs, si ellos también aceptaran resignar parte de su carrera, las mujeres no tendrían que resignar nada y posponer nada. En mi trabajo soy free-lance, trabajo en mi casa, nadie me pagaría una licencia por maternidad ni nada de nada si tuviera hijxs. Si mi compañero siguiera con su carrera como si nada, tendría que resignar un trabajo que me apasiona. ¿Por qué yo y no él? En ese caso, no se trataría de capitalismo, sino de machismo.

Asignar automática y sistemáticamente el hecho de tener hijxs a las mujeres ES machismo. Para tener hijxs hacen falta dos personas. No veo por qué sería la maternidad la que valdría oro, y no la paternidad.
Y ojo, no hablo de los 9 meses de embarazo, sino de los años de sacrificio posteriores.

Irene dijo...

jajaja, dios, eres aún más sociópata que yo. Al fin y al cabo yo sólo pienso que lo que sobra en el mundo son hombres (como dos tercios, o así), tú postulas por la extinción de la especie humana al completo XD. En fin, como te digo soy bastante sociópata, lo que pasa es que tengo hijas, me gustaría que tuvieran una vida larga y llena de gente a su alrededor.

El problema (ecologismos aparte)es que tú te haces eco del discurso patriarcal predominante: la mater-paternidad es una ocupación de segunda categoría. Tu lenguaje te delata: resignación, sacrificio, renuncia...y pretendes que los hombres compartan ese estatus de "ser inferior" cuya tarea es insignificante para la marcha del mundo. Lo siento, pero ese es el discurso patriarcal de toda la vida y no otro. No que las mujeres tengan que ser madres, no, que ser madre/padre carece de importancia.
Yo lo veo al contrario. Qüe luego los hombres no quieran disfrutar del privilegio, pues allá ellos. El trabajo puede ser o no ser apasionante y la mayor parte de la gente no es de clase media-alta, pero en mi opinión principalmente su función es la de darte dinero para gastar y disfrutar de toda la vida, no todo consiste en trabajar, por muy divertido que sea.

Quizás sí que estemos en otra onda, en España cada vez hay más mujeres de clase media-alta, con un estatus profesional y personal conseguido a base de esfuerzos que ahora reivindican su derecho a ser madres. De hecho las asociaciones pro parto natural y cosas así aquí están compuestas por gente con un nivel sociocultural alto, ingenieras, abogadas, arquitectas, médicas, biólogas, psiquiátras...

Y no, si eres mujer para tener hijos no necesitas un hombre, sólo lo necesitas un rato. Como te dije el otro día la mujer para ser madre sólo necesita un hombre con ganas de hacer de hombre y el hombre para ser padre lo que necesita es una mujer con ganas de ser madre. Es bastante diferente, las mujeres invertimos más, aunque sólo sea durante los nueve meses de embarazo, ya no partimos de igualdad de condiciones.

Irene dijo...

Antes de que se me olvide. Quería dejarle una dirección a Romina, leí su comentario en el post sobre nosotras las "teteras" y a lo mejor le interesa. Se lo dejo aquí porque allí igual ya se pierde.

http://www.tenemostetas.com/2009/12/crianza-con-apego-psicoanalisis.html

FormenteraLady dijo...

Poderse, se puede. Mi prima tuvo un hijo siendo adolescente y después tuvo uno más, mientras estudiaba, y aun así terminó la carrera que eligió. Claro, tuvo a su pareja (él estudió y se recibió al mismo tiempo que ella) y a su familia muy presentes en la crianza. Parece un caso ideal, dado el panorama, pero es así: si los que están alrededor participan (más la pareja, obvio) y no queda todo en manos de esa madre vista como figura de la abnegación absoluta... se puede. Por mi parte me hinchan los ovarios con cuándo voy a tener un hijo, cuándo me voy a casar... y tengo 22 años!! Porque "es lo mejor que te puede pasar como mujer"(¿retrógrad@s? na! quién te dijo... escandalosamente retrógrad@s) Y no veo que a los varones de mi edad les estén diciendo lo mismo...

Geli dijo...

Es cierto, lo más común es escuchar mujeres resignadas por la maternidad. Hay un gran doble discurso, por un lado la resignación y las quejas: que llegó de sorpresa, que no duermo, que no tengo tiempo, que me salieron estrías, etc, todo por culpa de lxs hijxs (que no pidieron nacer y se tienen que comer toda esa frustración). Y por otro lado, esas mismas mujeres dicen que la maternidad es lo más maravilloso, que no la cambian por nada, que transformó su vida y sus prioridades (no sé que tendrá eso de bueno). A veces pienso que todos esos comentarios no son más que mentiras que (ya inventadas por el sistema) se cuentan a si mismas para no sentirse tan mal.

Igualmente los comentarios de Irene me dan mucho para pensar. Es verdad que la maternidad/paternidad y el trabajo en el hogar es algo muy defenestrado. Por el machismo primero, y por el feminismo después. Quizás si se valorara el trabajo en la casa tanto o más que el trabajo fuera de ella, en lugar de haber mujeres luchando por un puesto en una empresa, habría hombres pidiendo quedarse en casa. Eso no pasa porque no es un trabajo socialmente valorado. Lo es ascender en una multinacional pero no lo es tener hijos... Esas escalas de valores son arbitrarias y propias también de nuestra cultura. Al fin y al cabo, las que decidimos salir a trabajar ¿Lo hicimos por real elección o porque ser ama de casa es un trabajo "inferior", esclavo y poco o nada reivindicado por movimientos feministas?
Me da para pensar que, partiendo de una situación de desigualdad, elegimos seguir el camino arbitrariamente asignado a los hombres, en lugar de imponer y reivindicar el camino también arbitrariamente marcado para las mujeres. Pareciera que compramos la idea de que "lo masculino" es lo mejor (entre comillas, porque evidentemente lo masculino y lo femenino no dejan de ser inventos culturales)
En fin, me dejan pensando estas cosas, debo agradecer a Irene por el ejercicio mental, aunque en algunas cosas no esté de acuerdo :P

Saludos!

Irene dijo...

Ah, hablar con gente que te da la razón en todo es un aburrimiento XD.

El caso es que el mito de que las mujeres sólo trabajan en casa no es más que eso, un mito. La familia nuclear burguesa es un invento muy moderno, con el clímax en los años 50, pero las mujeres toda la vida han trabajado fuera de casa. El montaje patriarcal lo que hace no es relegar a la mujer a las funciones "maternales", sino considerar la maternidad en sí como algo sin valor. La mujer, ante todo, es propiedad del varón. Por eso las burguesas de la época de Linneo no amamantaban, para que pudieran estar inmediatamente disponibles para el marido, sexualmente hablando:la maternidad/lactancia cambia tu respuesta sexual. Y las pobres, pues trabajaban en el campo como burras, con los hijos a cuestas y encima lactando al rorro de algún señorito y siendo violadas repetidamente por el pariente, que les hacía hijos sin parar.

Que la maternidad tiene un componente cultural además de biológico creo que es algo bastante obvio. En cuanto a la paternidad...pues dudo. En algunas sociedades la figura paterna simplemente no existe y por lo tanto no es más que una construcción cultural extranjera, costumbres bárbaras dirían ellos. Se calcula que más o menos el 7% de los padres legales no son padres biológicos de sus hijos, no lo saben y por eso, en una sociedad patriarcal, no pasa nada. O como dice el refranero "madre no hay más que una y al director de cuentas lo encontramos en la calle" XD

Creo que lo que hemos elegido es el individualismo, lo "masculino" es el individualismo, y no lo hemos hecho libremente. Al capitalismo le ha venido muy bien.

bastadesexismo dijo...

"Eso no pasa porque no es un trabajo socialmente valorado"

Será porque el trabajo arbitrariamente marcado para las mujeres es aburrido y repetitivo: limpiar mocos, baba, caca, cocinar, lavar, planchar, dar de comer, bañar, y al día siguiente, volver a empezar...

Pero a las personas que les encanta todo eso, tener hijos se supone que es una elección de vida personal y placentera, no veo por qué alguien debería pagar por eso. Aparte, ¿cómo pagarlo? ¿Se pagaría lo mismo a las personas que se rompen educando a sus hijxs que a las que cómodamente lxs sientan delante del televisor porque les molesta ocuparse? ¿Se crearía un permiso para tener hijos, o una carrera de "padres y madres" en la universidad? ¿Se pagaría a las personas por quedarse en casa, tengan o no hijos? ¿Se harían inspecciones en las casas para verificar cómo la persona que se ocupa de las tareas domésticas y de lxs niñxs lo hacen? ¿A partir de qué cantidad de mugre limpiada se les pagaría? ¿Y quién pagaría? ¿El Estado? ¿El otro miembro de la pareja que trabaja afuera?

Francamente, comparar un trabajo, que a veces conlleva 10 años de formación intensiva, con el hecho de tener hijxs, que está al alcance de cualquier hijx de vecinx fértil, dado que hoy en día no se exige absolutamente nada a nadie para ser padre o madre (excepto para la adopción), es una exageración.

En lo que sí estoy de acuerdo, es en que las mujeres han sido relegadas a esa ocupación indispensable para la sociedad tal como la conocemos (no tal como la desearía yo, yo creo que procrear y multiplicarnos, como dije, es un despropósito ecológico, y que cuantos menos nacimientos, mejor estarán el planeta y los humanos también) y su tarea nunca ha sido reconocida como parte del crecimiento y del funcionamiento de la sociedad.

Digamos que yo, hoy en día, no veo el hecho de reproducirnos y poblar el planeta como algo positivo ni como algo útil para la sociedad, muy por el contrario. Es una elección personal, como cualquier hobby. A lxs cantantes de ópera les pagan para cantar, pero si yo canto debajo de la ducha o en un coro los fines de semana, no me van a pagar por ello, y no voy a pretender que me paguen por un hobby.
A un personal doméstico le pagan por cocinar y a un/a chef de restaurante también, pero no veo por qué yo debería ser pagada por cocinar en mi casa.

Irene dijo...

Bueno, mis hijas pagarán con su trabajo las pensiones de jubilación de l@s feminist@s de hoy en día. Probablemente también tengan que pagar a alguien para que les limpien los mocos, las babas y las cacas. Es que no sabes tú cómo se ponen los cuerpos, como hobby y tal. Es lo que hay.

A menos que los despropósitos ecológicos que tanto abundan fundan la Antártida y tal, en cuyo caso probablemente nadie tendrá que preocuparse por nada.

bastadesexismo dijo...

Lo mismo para lxs niñxs: se les paga a una niñera o a una guardería, pero si el bebé se queda en casa, es otra cosa. Lo que pasa puertas adentro, lo doméstico, es precisamente diferente de lo exterior.
Si una persona se ocupa del bebé de otra persona, es un trabajo. Pero no veo por qué debería ser considerado un trabajo ocuparse de tu propio bebé.
¿No era que era lo más lindo que le podía pasar a alguien? ¿Y encima pagarle? ¿Por qué no pagar a la gente para que viaje, o vaya al cine, o a andar en bici, también?

Yo creo que si a la mayoría de los hombres no les gustaría quedarse en casa ocupándose de lxs niñxs, no es porque sea un trabajo desvalorizado, sino porque es algo aburrido y pocas veces realmente gratificante.

Claro que entre eso e ir a una oficina a aburrirse todo el día, o a una fábrica a montar cosas mecánicamente, algunos preferirán eso, porque al menos están en casa.

¿Pero alguien a quien le apasiona su trabajo? Lo más probable es que si le decís que se quede en casa limpiando mocos, te saque cagando. Como yo lo haría.

Sólo que solamente a las mujeres se exige que les ENCANTE limpiar mocos todo el día. A los hombres no se les exige eso. Peor: cuántas veces he leído en revistas de "psicología" que se dice a los padres que si no quieren cambiar los pañales porque les da asco, que no lo hagan... Se supone que las mujeres, aunque nos dé asco, lo tenemos que hacer igual.

Entonces vienen con el invento ese de que "cuando se trata de tu hijo no te da asco" o que "el trabajo doméstico está desvalorizado pero en realidad está buenísimo". Sí claro. Y mi culo es un florero. ¿Por qué no les dicen lo mismo a los hombres?

El día que los hombres acepten hacer el trabajo doméstico por igual AUNQUE NO LES GUSTE Y AUNQUE LO CONSIDEREN UNA MIERDA, como lo hacen las mujeres, ese día hablaremos de trabajo desvalorizado o no.

Porque ése es el tema: les guste o no, las mujeres lo tienen que hacer. Los hombres no. Y yo considero que las tareas domésticas no deberían ser hechas por la persona a la que le guste hacerlas, sino a los dos miembros de la pareja, les guste o no hacerlas.

Irene dijo...

Y si a tí te apasiona tanto tu trabajo ¿por qué no lo haces gratis?

:P

bastadesexismo dijo...

Irene, no te creas, el trabajo más apasionante que tuve, no solamente lo hice gratis, sino que perdí muchísimo dinero...

Y nuevamente, una cosa es limpiar la caca de un/a anciano/a que no es de la familia, otra cosa es hacerlo con tu padre o tu madre.

No voy a pretender que me paguen porque hice un guiso de lentejas en mi casa, con el argumento de que si hubiera contratado a alguien de afuera para hacerlo, le hubiera pagado...

Irene dijo...

Pues es un buen argumento, no te creas. XD

La sociedad capitalista se basa en el libre mercado, pero sólo hasta donde interesa. Por eso, en una sociedad absolutamente capitalista, sí, el que hiciera el guiso de lentejas tendría que cobrar por ello. Claro, que la sociedad capitalista es la que va a fundir la Antártida. Lo que pasa es que ahora estamos a medias tintas y "lo femenino", o mejor "lo humano" que revierte en el grupo además de en el individuo, no se valora de ninguna manera, ni con dinero ni con reconocimiento social. A menos que seas Ferrán Adria y te dediques a la tortilla de patatas desestructurada y te forres vendiendo guiso de lenteja única en salsa de menta. Y así están los polos y la capa de ozono. Fatal.

Bueno, para salvar el mundo de los despropósitos ecológicos se pueden seguir varios caminos. Ya no es una cuestión únicamente de guerra de sexos, que es muy entretenida.va más allá.

Superchic dijo...

Uff, yo estoy de acuerdo en dejar de traer gente al mundo Y LO LAMENTO MUCHO POR LOS HIJOS AJENOS! Lo hubieran pensando antes.
Que se creían? Que el mundo iba a seguir igual de por vida? En donde viven uds?

Por otro lado, volviendo al tema principal, muchas mujeres quieren quedar embarazadas porque fulana quedó y le dijo que estaba buenísimo. Y después se le viene todo encima. Es cierto que hay diferencias, pero si las mujeres entendieran que MUCHOS hombres no quieren tiener hijos y lo pudieran aceptar, serían las primeras en buscar realmente un tipo que quiera ser padre en serio.
Hombre que realmente quiere ser padre es sólo aquel que es capaz de ser padre soltero ( y sin 3 niñeras como Ricardo Fort)
Esa es la realidad.
Cualquier otro hombre que no sea capaz de ser padre soltero no quiere tener hijos DE VERDAD.
Puede al final resultar buen padre, pero no era su sueño serlo.

bastadesexismo dijo...

Irene: “la mujer para ser madre sólo necesita un hombre con ganas de hacer de hombre y el hombre para ser padre lo que necesita es una mujer con ganas de ser madre.”

Dos comentarios: ¿a qué te referís con “hacer de hombre”? ¿Hacer de hombre es inseminar a una mujer? Vaya que definición reductora. Que, además, descarta a todos los hombres homosexuales…
Pero bueno, digamos que quisiste decir que una mujer sólo necesita a un hombre que te eyacule adentro. ¿Es tan fácil de conseguir? La mayoría de los hombres con los que he estado estaban preocupados por las enfermedades de transmisión sexual y un posible embarazo y usaban preservativos. Casi nunca he tenido que exigirlo. No veo tan fácil encontrar a un hombre que acepte eyacularme adentro así nomás.

Segundo comentario: decís que un hombre, para ser padre, necesita a una mujer con ganas de ser madre. Te estás olvidando del fenómeno cada vez más creciente del préstamo o del alquiler de vientres. No es ni el embarazo ni tampoco el parto los que convierten a una mujer en madre. El proceso de maternidad es mucho más complejo que eso. Y las mujeres que prestan o alquilan su vientre no se sienten las madres de esos niños. En ese caso, el embarazo y el parto son meros acontecimientos biológicos que no significan la aparición de la maternidad y el amor materno.
Con lo cual, un hombre que quiere ser padre lo que necesita no es necesariamente una mujer con ganas de ser madre, sino una mujer con ganas de cargar 9 meses un feto, expulsarlo y entregarlo. Será difícil encontrar, pero no imposible. No estoy entrando en el debate de si esto es ético o no (personalmente, todavía no he logrado resolverlo). Digo simplemente que es posible.

Pero además, mas allá del embarazo, el parto y la lactancia, mujeres y hombres estamos igual ante la mater y la paternidad. Pasado el parto, no veo por qué la madre debería pasar más tiempo con el bebé que el padre. Es más, el padre hasta puede amamantar también para calmar al bebé a la espera de que llegue la madre con su teta lechosa. Será objeto de una entrada posterior, acerca de una tribu africana que practica el amamantamiento paternal de manera totalmente natural.

Y ahora si, me retiro del mundo cibernético!!!

Geli dijo...

Decía, así como todo es cultural, necesariamente también tiene que serlo el gusto por el trabajo remunerado o por el trabajo familiar. Decir que es aburrido (algo que comparto, me parecería aburrido planchar y cambiar pañales), es algo personal, hay minas a las que les gusta quedarse en casa y planchar mientras miran la novela ¿cuantás son? ni idea. También hay tipos que preferiría quedarse en casa cuidando a los hijos (conocí uno). Lo malo de quedarse en casa y no salir a trabajar es que te mantiene alguien, y eso te pone en una situación de desigualdad jodida. No porque sea aburrido planchar, de última eso es una apreciación subjetiva.
Tampoco digo que "alguien" tenga que pagar por ese trabajo. No sé en que parte di a entender eso. Con "trabajo valorizado" me refería a como se percibe una ocupación en la sociedad. Ser ama de casa es un bajón, ser gerente de una empresa multinacional y trabajar diez horas por día para estar las restantes 14 pendientes de lo que pase en la empresa, es genial, un laburo apasionante... Hay gustos para todo.
Mi comentario anterior iba más que nada a imaginar que pasaría si en lugar de emular las caracteristicas "masculinas" el feminismo hubiera reivindicado la posición de las mujeres, para hacer que eso tuviera valor, si total ya partíamos de una sociedad desigual ¿por qué se eligió como mejor lo que hacían los hombres y no lo que hacían las mujeres? supongo que por intentar conseguir algo de poder, el poder estaba en "lo masculino"
Me parece interesante el tema, da para pensarlo, lástima que estoy quemada de estudiar y estas semanas de festejos comerciales no son las mas estimulantes... En fin, un saludo.

bastadesexismo dijo...

Antes que nada, como vieron en la última entrada, estoy tomándome unas vacaciones del blog, así que por favor no envíen más comentarios, o en todo caso sepan no los validaré más hasta enero.

Por otro lado, Geli, si las mujeres hubieran reivindicado las tareas domésticas como algo valorizado en lugar de valorizar el trabajo de afuera, entonces ¿por qué exigir que los hombres las hagan también? Al fin y al cabo, si es tan bueno quedarse en casa fregando platos, pues con toda la razón del mundo los hombres dirían: "Pues somos generosos, les dejamos a ustedes ese inmenso placer y esa inmensa satisfacción".

De hecho, siempre han intentado valorizar las tareas domésticas, particularmente a principios del siglo XX, presentando el hecho de cuidar tu casa, ocuparte de tu marido y tus hijos, tener una casa limpia, ordenada, etc., como lo mejor que le puede pasar a una mujer. ¿Por qué será que no se comieron ese discurso?

¿Será porque el hecho de trabajar afuera, de salir de tu casa, te da posibilidades de crecimiento, de cambio, de evolución, y no el trabajo doméstico? Trabajando afuera, podés esperar no trabajar siempre en la misma oficina, romperte para subir en la jerarquía, cambiar de trabajo, algo. En casa, por más que te rompas el traste, por más que lo desees con toda tu fuerza, por más buena voluntad que pongas, no hay ninguna posibilidad de crecimiento personal, nunca jamás. El trabajo es siempre reiterativo, siempre el mismo, hasta el fin de los tiempos, todo el santo día, sin vacaciones, sin descanso dominical, sin fines de semana, sin limitación de horas, sin seguro en caso de enfermedad, sin posibilidad de jubilarse nunca.

Por otro lado, el hecho de que las tareas domésticas no sean retribuidas económicamente lo cambia todo, justamente. No es un detalle. Quien tiene el dinero tiene el poder, al menos el poder de decisión. Por eso mismo el poder lo tienen los hombres: porque son ellos los que ganan el dinero. Y en caso de divorcio, la ama de casa está totalmente desamparada.

Yo creo que la solución no viene por valorizar o no valorizar el trabajo doméstico, sino por hacer entender que es algo que los dos miembros de la familia tienen que hacer, les guste o no, se encuentren satisfechos o no haciéndolo.

Ya sé que estoy teniendo la última palabra con eso de que me voy de vacaciones, pero ahora sí, no valido más comentarios porque no soy ama de casa y me estoy tomando vacaciones de verdad!!!

Saludos!! :-))

Anónimo dijo...

yo creo que en algunos casos tb, hay un deseo de responsabilidad del cual algunas mujeres se quieren escapar, aunque suene feo e increíble ,estoy hablando de cosas como el estudiar, trabajar, y quizá les resulta más cómodo y atractivo el quedar embarazada,y así quedarse en casa, cuidando al bebé, y todo es lindo, todo es color de rosa.. Acá creo que no es falta de información, sino una pseudo inmadurez de parte de la mujer, que inconcientemente aún no está pensando en lo que implica traer una vida al mundo, y tiene tal experiencia vista como en su fantasía, donde todo es armonioso, lindo, acogedor, etc etc.
claro q como esto no es tan así, y tener hijos implica un montón de otras responsabilidades, después trae todo lo que vos planteas, frustraciones, descepciones, etc.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con el último anónimo. A veces la gente dice una cosa y piensa otra, hay que ver si esas ex compañeras de Bastade, inconscientemente, no estaban huyendo de la responsabilidad de una carrera y optaron por lo más fácil: la tarea de ama de casa, o un empleo de no demasiado vuelo.



Eleanor

R Fuego dijo...

Incluso si fuera como dice anónimo y LaPaulaDeAntes (siempre la misma lógica de querer hacer pasar el camello social a través del ojo de aguja individual), habría que ver si en toda su educación a esas mujeres no les fue inculcado que la maternidad era "lo mejor que te puede pasar en la vida", y que el estudio y el trabajo era "cosa de hombres".

Pero bueno, es más cómodo pensar que las injusticias sociales no existen, sino que todo se deben a desafortunados casos puntuales o -mejor aun- a que las víctimas tienen la culpa.

Anónimo dijo...

Es verdad lo que usted comenta, pero no siempre es asi. No TODOS los hombres son unoa malditos despreocupados que no se interesan por sus hijos, creo que esa es una exageración. Por ejemplo, yo me crié en un caso contrario (una excepción, sí, pero es solo para mostrar que no todo el mundo es igual). Mi madre siempre fue, lo tengo que decir, una VAGA, irresponsable, despreocupada y egoísta. Horrible no? Nunca le interesó estudiar nada, siempre quiso ser mantenida y se casó con mi padre que siempre fue un hombre justo e imaginaba que los dos tendrían trabajos estables y los dos se ocuparían de la casa y los hijos. Error. Me cuentan todos que mi madre ni se ocupaba de mí cuando yo era bebé, en realidad todo lo hacia la mucama y mi padre, ella solo me daba de comer y miraba tv todo el día. Así es, y con el paso de los años terminé viendo la poca suerte que yo habia tenido. Mis padres se divorciaron(totalmente entendible), mi madre se quedó con TODO, mi padre quedó practicamente en la calle, sin sus muebles, sin nada. Mi madre jamàs hizo sacrificio alguno por mi, sus únicas preocupaciones eran ir al solarium y hacerse reflejos. Mi papá siempre pagó toda mi alimentacion, escuela, ropa, cosas, actividades, médico, y todo lo que se le imagine. Mi madre? Tal vez de vez en cuando algo hacía, como comprar algo en el supermercado, pero ni siquiera cubrió mis necesidades afectivas. A los 14 años, luego de demasiados años de rechazo e ineficacia de mi madre me vi obligada a irme de casa (mi propia madre me echó) y viví con mi padre que se sacrificó en todo sentido para que yo esté bien. Sé que es un caso muy poco común, pero ocurre, y conozco muchos padres que aman a sus hijos y comparten el cuidado de la casa con la madre, que trabaja y es existosa. Ojalá siempre pudiera ser así, no? Le dejo un beso, es un blog muy interesante.
María

bastadesexismo dijo...

Está de más decir que no TODOS los hombres se comportan así, por suerte. Hablo de la mayoría. De lo que veo alrededor mío. Y de las estadísticas sobre pago de cuota alimentaria y demás (tendría que ponerme a buscar la cifra exacta, pero hace poco salió un estudio que mostraba que la inmensa mayoría de los padres divorciados NO paga la cuota alimentaria).
Lamento mucho que para usted haya sido el contrario. Su madre se comportó como lo hacen la gran mayoría de los padres divorciados. Ni mejor, ni peor.
Si su caso puede servir de algo, es para demostrar que el instinto materno no existe.

Anónimo dijo...

Ademas, porque supones que no puede confiarse en que el hombre va a mantener a la familia y ademas estas convencida de que tienen que terminar divorciandose.

Estoy convencido que no tiene porque ser asi. Mas bien yo creo que estas resentida o traumada.

bastadesexismo dijo...

Escribí mi entrada pensando en las estadísticas sobre matrimonio y divorcio. Es más que probable que el escenario que yo pinto le suceda a más de una.

En cuanto a que yo sea una resentida o una traumada, es la clásica pelotudez que dicen las y los que no tienen nada para decir. Nada original, estoy acostumbrada. Si una mujer pelea por sus derechos, es forzozamente una resentida o una traumada.

l'amour dijo...

pues es algo que tampoco logro entender, pero estoy segura que la raiz de este problema global es la carencia de amor propio. saluditas.

Mariel dijo...

Acabo de leer esta nota en la nación, y me acordé de este post. La dejo porque me pareció muy interesante:

http://www.lanacion.com.ar/1462534-la-nueva-maternidad-que-desafia-al-feminismo

Bastadesexismo dijo...

Interesante la nota, pero más interesante aún que nunca se diga que si los varones aceptaran compartir las tareas domésticas y los cuidados de lxs niñxs, las mujeres no tendrían que cargar con todas las responsabilidades de la crianza de lxs hijxs y sacrificar su carrera como lo están haciendo.

Esta misma educación naturalista a ultranza (que, personalmente, me parece de una ridiculez total, pero es sólo mi opinión personal) se podría hacer con mamá y papá trabajando y compartiendo todo en un 50% (el trabajo fuera de casa y dentro de casa), en lugar de mamá 100% en casa, y papá 100% fuera de ella.

Anónimo dijo...

je,lei esa nota y pensaba venir derechito a postearla en este blog.
nunca eh..ni una puta vez hablar de q el cuidado recaiga en los padres.

Hubo una frase en la q se sintetizaba mucho de lo q me rompia las pelotas:
"Oiberman dice que, como no contamos ni con jardines maternales adecuados ni con leyes que protejan a ese grupo, si se quiere combinar profesión fuera del hogar y crianza de niños pequeños, debe existir otra mujer que se haga cargo de los niños."

OTRA MUJER.Y DALE CON OTRA MUJER. nunca en la vida se les ocurre q el hombre tiene 2 dedos de frente y es capaz de cambiar pañales y cuidar de un bebe?!?!

ars

Anónimo dijo...

En España a las mujeres jovenes nos ven una lacra social, quedar embarazada es sinonimo de despido o de no contratación, ser joven significa que eres fertil ya no eres contratable, el gobierno no propone ninguna normativa ni ayudas para que esto cambie, y esto me da pena, porque todos fuimos paridos y tuvimos o tenemos madre, alguien que nos cuido y somos ahora lo que somos gracias a eso. No entiendo como la maternidad y paternidad no son valorados en este país, el resultado, una sociedad anciana, a la que ahora tenemos los jovenes que pagar sus pensiones.

Estoy deacuerdo en que lo ideal es que en una pareja ambos compartan la carga, pero es algo privado y personal en lo que influyen muchas cosas,la principal que llevamos milenios de educacion de roles y aun continúa, no hay mas que ver la publicidad y si te vas a paises del segundo mundo o del tercer mundo siguen en la edad media.
Las mujeres han ganado libertades y eso significa que los hombres ganaran mas responsabilidades, por eso es tan dificil.
Es verdad que a nadie le gusta limpiar mierda, pero es un trabajo MUY necesario, cuando el sector limpieza hace huelga es horrible como esta la ciudad y todo de asqueroso, no se podria vivir, yo si valoro mucho ese trabajo, que otros no lo hagan sera proqeu son esa parte de la sociedad que se dedica a manchar por donde pasa sin importarle nada.

Anónimo dijo...

Te debieron haber abortado a ti... Total, eres un desperdicio ecológico. Imbécil.